Cómo preparar una cesta de Navidad de empresa

17 septiembre, 2014

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Con motivo de las navidades, las empresas suelen obsequiar a sus clientes y empleados con una cesta-regalo para felicitarles las fiestas y para agradecerles su papel en el desarrollo del negocio. Esta tradición, vinculada a la costumbre del aguinaldo, se ha institucionalizado y formalizado dentro del mundo empresarial.

Los clientes y empleados esperan su regalo anual y no dárselo o proporcionarles una cesta que no esté a la altura de sus expectativas puede ser perjudicial para la imagen de la marca. Hay que tener en cuenta que la cesta de Navidad, además de ser un detalle hacia esas personas, es un elemento publicitario para la empresa. Aporta un valor añadido a la imagen del negocio y puede suponer que los receptores guarden un grato recuerdo durante mucho tiempo o incluso servir como incentivo para fidelizar clientes.

Pero, ¿qué hay que poner en la cesta de Navidad? ¿Cómo se prepara adecuadamente este regalo de empresa? Normalmente se incluye una serie de productos (a veces delicatesen) que se utilizan en las cenas y comidas típicas de las fiestas. También es indispensable una buena presentación. Antes, los productos navideños se entregaban en una tradicional cesta de mimbre, pero ahora muchas firmas están apostando por un packaging novedoso y más creativo, que sorprenda a los destinatarios.

Hay cuatro tipos de productos que no pueden faltar en cualquier cesta de Navidad que se precie:

  • Bebidas.

Es esencial poner en la cesta al menos una botella de vino, aunque lo ideal es añadir varias. En caso de duda, es mejor incluir una sola botella de un caldo de gran calidad que varios vinos mediocres. Las bebidas que contenga la cesta deben estar pensadas para disfrutar en las fiestas y momentos especiales, no han de ser productos de consumo diario. Los espumosos como el chava y el champan también son excelentes. Una buena idea es mezclar diferentes tipos de bebidas en la cesta. Por ejemplo, incluir un vino tinto, uno blanco y un espumoso. Asimismo, se puede regalar un surtido de botellitas de licor.

 funda_botellas_creatingbags

  • Turrones y dulces.

Los productos tradicionales de estas fechas: mazapán, polvorones, turrones o mantecados son básicos en la cesta. Igualmente, se pueden incluir chocolates, trufas o frutas confitadas. El turrón proporciona multitud de posibilidades: turrón de chocolate, de yema, turrón blando, turrón duro… Son clásicos con los que se acierta seguro, pero también existen variedades más exóticas como el turrón de coco, de trufas o incluso el turrón de lacasitos.  Combina varios tipos.

  • Charcutería.

Una presentación del jamón ibérico con su funda es el producto estrella. También son excelentes opciones el lomo, el salchichón y/o el chorizo. No puede faltar tampoco el queso, y es preferible añadir un pequeño surtido con diferentes variedades.

Imagen: Wikipedia

Imagen: Wikipedia

  • Conservas y alimentos similares.

Espárragos, aceitunas, tomates secos en aceite de oliva, patés, caviar, atún, bonito, salmón, etc. Una opción ideal es poner una botella de aceite de oliva, un producto muy apreciado, de calidad, y cuyo uso está muy extendido.

Además de colocar en la cesta los mejores productos que sea posible, cuidar la presentación también es fundamental, como hemos comentado. Sin un buen packaging los artículos de regalo quedan totalmente deslucidos. Cada vez más las empresas se deciden por los embalajes originales, porque la primera impresión es la que cuenta. Si seduces al receptor con el primer vistazo al regalo, tienes mucho ganado.

Por eso, es una buena idea cuidar todos los detalles de la cesta, no es suficiente con la apariencia exterior. Los artículos han de estar cuidadosamente organizados y dispuestos, con una presentación bien meditada. Una opción atractiva es poner las botellas de vino o de los otros productos embotellados en fundas de tela de tejidos naturales. Se consigue un efecto artesanal, genuino y elegante, que marcará la diferencia.

Packaging original

Actualmente, se buscan embalajes ecológicos porque en la sociedad ha cobrado importancia la preocupación por el medio ambiente, y los consumidores suelen demandar a las empresas que se comprometan con sus mismos valores. Conscientes de ello, las firmas quieren difundir una imagen de responsabilidad. Escoger un packaging ecológico para los regalos de empresa es una forma de transmitir esta imagen. Por eso, los envases de fibras naturales son la elección perfecta para los obsequios navideños. Las cajas de yute, por ejemplo, son naturales, reutilizables y 100% biodegradables. A parte de que tienen un aspecto asombroso.

¡Compártelo!

Etiquetas: , , , , , ,

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para comentar.