El yute, ese gran desconocido

2 diciembre, 2014

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Muestra Yute - Creating Bags

La fibra del yute procede de la planta del yute blanco, Corchorus capsularis, y, en menor medida, de la del yute rojo, Corchorus olitorius. Estas plantas herbáceas crecen en regiones húmedas, de clima tropical. Casi el 90% de la producción mundial de yute procede del Golfo de Bengala: mayoritariamente de India y Bangladesh, pero también de Nepal y Myanmar (Birmania). La producción anual de yute fluctúa en función de las condiciones climáticas y los precios.

La fibra se elabora principalmente en los mismos países productores y tradicionalmente se ha utilizado para la creación de productos como: arpilleras, bolsas para alimentos, alfombras y otros revestimientos de suelo. En la India, durante muchos años, se usó el yute para fabricar productos como la cuerda y el papel. Cuando, en el siglo XVIII, los ingleses vieron el potencial de la planta, comenzaron a exportar grandes cantidades. A partir de ese momento, el yute se convirtió en un artículo de exportación esencial para los países productores. En India y Bangladesh trabajan miles de personas en la manufactura del yute, y el cultivo y la producción de este material constituyen el sustento de millones de personas.

Fuera de los países productores, las propiedades y aplicaciones del yute son desconocidas para muchas personas, a pesar de su gran utilización. Los sacos de arpillera se usan normalmente para almacenar café, frutos secos, legumbres y otros alimentos. Al ser un material ecológico, natural y sostenible, el yute es perfecto para guardar alimentos. El tejido de arpillera permite que el aire fluya a través del saco y además es muy resistente. Estas cualidades hacen que este tipo de sacos sean adecuados para el almacenamiento de productos hortofrutícolas y otras mercancías. Es habitual que los horticultores vendan el excedente en este tipo de bolsas. La tela de arpillera también se usa para controlar la erosión del suelo y los deslizamientos de tierra, debido a que el tejido es biodegradable, flexible, absorbe la humedad y drena bien.

El yute también se utiliza para la creación de envases biodegradables para todo tipo de productos. En Europa, la demanda de este tipo de embalajes cada vez es mayor, porque aumenta la concienciación por el medio ambiente. Los materiales sostenibles son demandados, sobre todo en los países del norte. Alemania o Reino Unido están a la cabeza en los temas de responsabilidad ambiental y la demanda de envases ecológicos. En España también está creciendo esta tendencia. Recientemente, nuestro país se ha convertido en el segundo país europeo que recicla más plástico, solo superado por Alemania. Como el yute es un material que se puede reutilizar, en estos países encuentra un importante nicho de mercado.

Asimismo, el yute es una importante materia prima utilizada en el packaging creativo. Estuches de vinos, aceites, perfumes y otros productos embotellados pueden confeccionarse en tejido de yute. Al tener un aspecto diferente, original y natural aporta a los artículos envasados una imagen diferente. El packaging creativo busca llamar la atención como forma de aumentar la intención de compra. Los estuches y fundas de yute son perfectos para esta finalidad.

El yute tiene otras muchas utilidades: por ejemplo, es utilizado con frecuencia como elemento decorativo. Si quieres seguir conociendo sus múltiples empleos, visita el blog de Creating Bags a menudo. Podrás encontrar gran variedad de artículos relacionados. Mientras tanto, aquí dejamos una lista sobre algunas características del yute.

10 Cosas del yute que probablemente no sabías

-Se le conoce como “la fibra de oro” por el color dorado de sus hojas.

-Es 100% biodegradable y reciclable.

-Es la segunda fibra vegetal más producida y consumida, después del algodón.

-Para su producción apenas se necesitan plaguicidas y fertilizantes.

-En las rotaciones, el cultivo del yute enriquece la fertilidad del suelo para la próxima cosecha.

-La combustión del yute no genera gases tóxicos.

-Su tejido tiene una buena transpiración, por eso se usa frecuentemente en sacos y telas para productos agrícolas.

-Es un buen aislante y tiene una baja conductividad térmica.

-Es un material más resistente que el algodón.

-Una hectárea de plantas de yute consume cerca de 12 toneladas de dióxido de carbono y libera 11 toneladas de oxígeno.

¡Compártelo!

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para comentar.