Guía para principiantes del vino

23 marzo, 2015

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Bolsa para vinos - Creating Bags

Disponemos de diferentes tamaños. La botella mostrada es de 37,5 cl

El vino es una de las bebidas que mejor acompañan a una buena cena o comida. La elección de un vino adecuado puede ensalzar los sabores originales de la comida de nuestro plato o puede anular parte de ellos. También ocurre al revés, por ejemplo, las proteínas de una carne neutralizan los taninos del vino, por ello se aconseja maridar con un vino tinto. Lo contrario ocurre con los frutos secos, por ello ciertos vinos muy tánicos pueden darnos una sensación astringente, entre áspera y secante, es la misma sensación que cuando masticamos castañas sin quitarle la piel. Sin embargo, entre tanta oferta de vinos, ya sea en supermercados o tiendas especializadas, es difícil acertar. Por ello os proponemos una sencilla Guía de vino para Principiantes.

1.EL MARIDAJE

Lo primero que debes tener en cuenta es con qué tipo de comida vas a degustar el vino. Es verdad que sobre gustos no hay nada escrito y cada uno puede tener sus preferencias, pero se supone que estamos aquí para aprender, y no todos los vinos van bien con que según que alimentos. Por ello considera que a grandes rasgos:

- Los blancos jóvenes acompañan al marisco y pescado a la plancha, vapor, parrilla o elaboraciones sencillas como al papillote.

- Los rosados casan con las carnes blancas, como la del conejo o pollo, los arroces, huevos y pastas.

- Los tintos jóvenes pueden ser un buen acompañamiento para el pescado azul (atún, sardina, salmón…), aunque los rosados también le van bien a este tipo de alimentos; asados de cordero o carnes gelatinosas y estofados.

- Los tintos con crianza en madera (crianzas, reservas y grandes reservas) casan bien con aves, carnes rojas (buey, ternera…) y carnes de caza mayor, o platos y salsas de elaboración más complejas.

- Los amontillados acompañan a las ensaladas, y a los platos que lleven vinagre. Los Finos (Jerez) y Manzanillas (Sanlúcar) van bien con aperitivos de todo tipo. Los vinos dulces, siempre para postres. Aunque te animamos a que pruebas una buena cecina de León con un vino dulce.

- El cava se puede servir con los aperitivos, pero también es una buena recomendación tomar durante toda la comida. Para ello te aconsejamos que sea Brut, Extra Brut o Brut Nature (esto es muy seco). El término Seco es los cavas no quiere decir que realmente lo sea, son mucho más dulces que los de tipo Brut.

2. TIPO DE UVA

Si es un vino para regalar, o vas a una cena y no sabes cuál es el menú. Observa y lee la etiqueta de la botella. Ésta nos desvelará mucha información, como por ejemplo, el tipo de uva que se ha utilizado en su elaboración. Puedes elegir el vino en función de esa información, puesto que cada tipo de uva nos dará un caldo distinto. Por tanto, elige uno que sea acorde a tus gustos. Por ejemplo: la uva más extendida en nuestro país, Tempranillo, da vinos muy afrutados con aromas a frutas rojas. Infórmate sobre el tema y decide.

3.COSECHA DEL VINO

Los vinos se pueden dividir en dos grandes grupos: vinos jóvenes y vinos de crianza. Los vinos jóvenes no han tenido ningún tipo de crianza en madera o ha sido mínima. Conservan muchas de las características varietales de las uvas de las que proceden: muy afrutados y de colores vivos su consumo ideal es a  los 12-24 meses después de la cosecha.

Los vinos de crianza han pasado un mínimo de crianza entre madera y botella. Desarrollan, además de las características varietales de las que proceden, otras características organolépticas debidas a este periodo de envejecimiento. Su consumo ideal varía: por lo general entre 3 y 10 años, aunque algunos aguantan hasta los 20 años (Gran Reserva). Los vinos de crianza suelen ser tintos, algún blanco y casi ningún rosado.

 4. UN PRECIO ELEVADO NO ES SINÓNIMO DE CALIDAD

Evidentemente es un factor para tomar en cuenta. Sacar al mercado un vino de calidad tiene unos costes, pero no todo el precio tiene que ver con su fabricación y distribución sino que intervienen otros factores. Puede influir en su precio final: la fama de la bodega, el marketing, la región de procedencia, etc. Un dato para reflexionar: muchas de las bodegas comercializan sus vinos bajo diferentes marcas y precios menores.

 5. UN BUEN CONSEJO

Por último, también podemos decantarnos por un vino que nos han recomendado, dejarnos llevar por su apariencia visual (etiqueta, packaging…), dejarnos aconsejar por un experto o buscar información en muchas de las apps que existen para principiantes como nosotros o en algunas de las guías online que existen.

Lentamente se irá entrenando los sentidos y seremos capaces de diferenciar y distinguir los vinos que nos gustan y no. Todo es cuestión de práctica. Abre tu mente y déjate llevar por variedades desconocidas o Denominaciones de Origen que no conocías. Seguro que en tu tierra hay buenas cosechas y bodegas pequeñas que están por descubrir. Tenemos mucha información a nuestro alrededor, tanta como oferta de vino existe. Busca, infórmate y, sobre todo, déjate aconsejar por personas cualificadas.

 

¡Compártelo!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para comentar.