¿Qué conocimiento tenemos los españoles sobre el aceite de oliva?

7 mayo, 2015

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Aceite de oliva virgen

Foto: iloveaceite

El estudio realizado en 2013 por la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) y Mercacei Magazine, y efectuada a pie de calle en algunos de los principales centros de venta de aceite de oliva en España arrojaba una sensación agridulce sobre el desconocimiento sobre el aceite de oliva. Puesto que el comprador nacional estima y valora este óleo pero desconoce las calidades y diferencias del producto.

Esta encuesta significativa midió el conocimiento de los españoles sobre los distintos aceites, sus hábitos de consumo, el precio que están dispuestos a pagar por él, en doce preguntas  como ¿cuál es para usted el aceite más sano de todos los que conoce?;  ¿sabía que el aceite de oliva virgen extra es la categoría superior entre todos los aceites de oliva?; ¿cuál es el precio que usted considera justo y que está dispuesto a pagar por un litro de aceite de oliva de calidad?; o valorar como positivo y negativo algunos atributos del aceite, entre otras cuestiones.

Además, se otorgó una nota de 0 a 10 en función de las respuestas correctas de los diferentes encuestados. Así, la nota media que sacan los españoles en cuanto a conocimiento de los atributos del aceite de oliva es de 3,6, es decir, muy deficiente.

El 98% de los españoles considera que el aceite de oliva es el más sano, frente a un 2% que considera a los aceites de girasol u otros. Sin embargo, considerando las diferentes categorías de oliva un 61% considera que el más sano es el Aceite de Oliva (AO), frente a un 28% que se inclina por el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y un 9% que se decide por el Aceite de Oliva Virgen (AOV). Esta pregunta se ve influenciada por el desconocimiento de las diferentes categorías comerciales, puesto que sólo un 1 de cada 4 españoles realmente sabe o se acerca mucho a la respuesta correcta.

Sobre los diferentes usos del aceite en la cocina los consumidores prefieren el de oliva frente a otros aceites vegetales. Para freír la mitad de los encuestados utilizan el AO; para guisar y aderezar el uso de  aceites vírgenes aumentan aunque más del 56% afirma usar el AO para aderezo en frío. En salsas, el porcentaje de utilización de aceites de oliva vírgenes disminuye frente al de oliva y otras grasas vegetales. Aunque existen diferencias en los encuestados según la provincia, y el uso de vírgenes y vírgenes Extra es superior en zonas productoras. En cuanto al sexo,  las mujeres utilizan AOVE y AOV en mayor proporción que los hombres.

La calidad y el precio son los factores que más influyen en la compra, seguidos de lejos por la procedencia y la marca. Por sectores de edad la respuesta cambia, más de la mitad de los menores de 30 años les importa ante todo el precio, la mediana edad (de 30 a 50 años) opta por la calidad, y los mayores de 50 años se decantan por la marca como principal factor a la hora de escoger uno u otro aceite.

Los españoles opinan que el precio justo medio por un litro de aceite de oliva es de es de 3,12 euros, la mitad de los encuestados no dejarían de comprarlo nunca y la otra mitad fijó una media de 4,97 euros/litro como máximo.

El desconocimiento sobre los aceites de oliva en España es histórico y, aunque se hayan producido ciertos avances, la situación apenas ha variado. Este estudio demuestra que los consumidores españoles tienen una alta consideración sobre los aceites de oliva como alimento, sabe y valora que es la grasa más sana. Sin embargo, desconocen en su gran mayoría las categorías comerciales, las confunden y suspenden dramáticamente cuando se les examina sobre los defectos y virtudes de los aceites, contestando muchas veces justamente las opciones contrarias a las correctas. El consumidor español quiere aceites de oliva de calidad, pero desconoce lo que es la calidad aplicada a los aceites de oliva.

Además, la encuesta corrobora algo que se intuía desde hace tiempo: la nomenclatura actual de los aceites genera confusión. Los factores son que el nombre genérico se corresponde con la categoría de menor calidad y las denominaciones de “suave” e “intento” o “0,4º” de muchas marcas origina que los consumidores identifican como categorías de aceite de oliva. Una nomenclatura más clara e intuitiva contribuiría a aclarar los conceptos básicos

El estudio constata que los encuestados con mayor nivel de formación valoran más los aceites de oliva y les asignan un mayor precio justo y máximo. Lo que hace reflexionar sobre la dirección que debe tomar la promoción del aceite de oliva en nuestro país: seguir informando de manera genérica o formar verdaderamente sobre sus rasgos diferenciales, propiedades saludables y organolépticas. Con esta última se elevaría la formación del consumidor, se revalorizaría el producto e implicaría mejorar los ingresos del sector.

¡Compártelo!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para comentar.