Sacos de yute para quesos artesanales

14 abril, 2015

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El queso es un verdadero manjar, hasta el punto que para los antiguos griegos era considerado un regalo de los dioses. Tiene un alto valor nutritivo: es rico en calcio, proteínas y grasas. Este alimento se elabora a partir de la leche cuajada de vaca, cabra y oveja. Dependiendo de la clase de queso que se quiera obtener, el proceso de elaboración varía. En términos generales, la elaboración consiste en añadir cuajo, separar el suero y prensar la cuajada.

Existen muchas variedades de queso, que presentan distintas texturas y sabores. Estas variaciones son el resultado del uso de distintas especies de bacterias, de los niveles de nata de la leche, de las diferencias en el tiempo de curación, los tratamientos con los que se procesan los quesos, las razanas de cabras, vacas, ovejas y otros muchos factores. En otros países se produce queso de otros mamíferos rumiantes, algunos tan exóticos para nosotros como los yaks en Asia.

La producción de queso se remonta a miles de años atrás, se cree que incluso sus orígenes pueden ser anteriores a la historia escrita. En la época romana ya era muy popular y pronto se extendió por toda Europa, donde han surgido gran cantidad de variedades locales. Para las antiguas civilizaciones el queso era un alimento ideal para las épocas de escasez, por su buena conservación, y también para llevar a los viajes.

Las necesidades de conservación de los alimentos son las que condujeron a los hombres y mujeres de la antigüedad a combinar el queso y el vino, una costumbre gastronómica que se ha mantenido hasta la actualidad. Sin embargo, a día de hoy la combinación de estos dos productos tiene como finalidad obtener una exquisita gama de sabores. Para conocer curiosidades sobre el queso te recomendamos que visites la página siguiente: http://www.asocpromocionquesos.es/

En la actualidad, tanto el vino como el queso son dos de los productos estrella de la gastronomía española, por su calidad y el mimo con el que se realiza en su elaboración. Tanto los vinos españoles como los quesos son conocidos en todo el mundo. En España hay más de un centenar de tipo de quesos, en el Principado de Asturias es donde se concentra la mayor producción: solo en esa Comunidad Autónoma existen cuarenta y dos variedades.  En total, en nuestro país existen veintiocho variedades con denominación de origen protegida. Entre estos quesos, los más conocidos son el Cabrales y el queso manchego.

El queso Cabrales

Es un queso de tipo azul que se elabora en Asturias mediante leche cruda de vaca, oveja o cabra. El proceso de maduración se realiza en cuevas naturales con gran humedad. Es un producto muy apreciado, con una masa cremosa y sin apenas corteza. El fuerte olor y el potente sabor son característicos de este exquisito queso.

El queso manchego

Es uno de los quesos más comercializados en España y fuera de ella, para los españoles es un alimento muy querido. Se elabora en La Mancha con leche de oveja de raza manchega. Hay dos variedades de este queso: la que se elabora con leche pasteurizada y el queso manchego artesanal, hecho con leche cruda de ovejas, procedente de ganaderías que figuran en la Denominación de Origen. Las ovejas de las que procede la leche son sometidas a controles de salud muy estrictos.

La presentación de los quesos

Un producto de primer nivel, como es el queso denominación de origen, necesita una presentación de lujo, que esté a la altura del contenido y que represente sus mismas características. Por su imagen natural y rústica, los sacos de arpillera de Creating Bags son perfectos para este cometido. Tienen un aspecto campestre y hogareño que transmite una sensación cálida.

Estos sacos y bolsitas son manufacturados a partir de la fibra de yute, una material vegetal procedente de la planta del mismo nombre. Son ecológicos y 100% biodegradables, por lo que resultan ideales para guardar o conservar alimentos y otros productos procedentes del campo. Además, el yute es un material muy resistente, más que otras fibras vegetales como el algodón o el lino, por lo que es muy útil para transportar productos pesados.

El queso se utiliza a menudo como regalo de empresa, se incluye en cestas de Navidad, como obsequio en eventos gourmets o como detalle de bodas. Con un saco de yute conseguirás una presentación única y sorprendente, además de coherente porque tanto el packaging como el producto interior estarán elaborados artesanalmente. Evocarás una imagen unitaria.

Además, los productos de Creating Bags son totalmente personalizables: los sacos se hacen a medida, por lo que están disponibles en cualquier tamaño, en quince colores y puedes elegir la serigrafía. Puedes ponerle el nombre de tu empresa, la marca, el nombre de los contrayentes si es un regalo de boda, una frase especial, una dedicatoria, el tipo de queso, etc. Un packaging de primera clase para un alimento divino. 

¡Compártelo!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para comentar.